lunes, 23 de julio de 2018

Gran Trail Aneto - Posets 2018

Un recorrido de más de 25  horas bien merece una crónica  "ultra", perdonen las molestias:

Este 2018 debía ser el año que volvía a correr en la montaña después de dos temporadas casi sin poder hacerlo por una lesión cervical. El invierno había sido bueno en cuanto a entrenos sin ser específico y había conseguido acabar mi primera carrera de montaña en mucho tiempo, el Trail Costa Brava by Klassmark, una marathón 100% recomendable.
El próximo objetivo y para mi uno de los principales del año era correr la Nafarroa Xtrem 67K pero unas inoportunas anginas con fiebre y antibiótico de última hora me dejaban fuera, primer varapalo de una temporada que quería que fuera redonda. Tras esto entro en temporada alta de trabajo y pierdo un poco la motivación por correr y te dejas en materia como nutrición etc... todo es una cadena.
Pero un buen día miro el calendario, ya un poco tarde, y veo que aún tengo a tiro ni más ni menos que el Gran Trail Aneto Posets. Me vuelve a picar el gusanillo y con 2 meses intento darle vuelta a la tortilla, no puedo entrenar mucho pero tengo ilusión y ganas de correrla, esto ya es mucho, si hay cabeza las piernas andan un 50% más.
La estrategia de la preparación será conservadora pero yendo a lo seguro. Lo primero y fundamental es abandonar malos hábitos, es decir no empeorar, y luego mejorar corriendo todo lo que se pueda, siempre bajo buenas sensaciones, ritmos buenos y cuidando los detalles del día a día.

Pues por fin nos vamos acercando a la fecha señalada, creo que he conseguido casi darle vuelta a la temporada y aunque he metido menos metros positivos que nunca (Ni una salida por encima de 1000mts D+) y que no doy un duro por acabar la prueba no me encuentro mal y no quiero dejar de intentarlo, nos vamos para Benasque!

Viernes 20 de Julio, llego al Valle de Benasque junto a "mi equipo", mi hermana, mi cuñado, Helena y Martina (Un millón de gracias!!) y allí nos espera Chris de "Pyrenees Connexion", una de las más bellas personas que conozco que empezó siendo un proveedor y enseguida se convirtió en amigo. Si  necesitáis apartamentos, taxi 4x4, remontes o cualquier servicio turístico en el valle de Benasque no dejéis de contactarle!

Me siento como desorientado, como fuera de lugar, mucho tiempo hacía que no me enfrentaba a una prueba de estas. Hace años nos poníamos nerviosos viendo las patas y camisetas de finishers que se gastaban las gentes por el dorsaleo pero ya he aprendido a apreciar mis garrillas y mis camisas de flores, torres más altas han caído...


Con mi flamante compañía en el photocall
Tras recoger dorsales y asistir a Briefing, para casa a preparar la mochila, cenar e intentar ir metiéndome mentalmente en materia.
Fruto de los  nervios pierdo la manta térmica y de nuevo Chris tiene que volver a salir en mi ayuda. Gracias Chris!

Llega la hora, salimos del apartamento para linea de salida, la suerte está echada, no hay miedo, sólo respeto, buenas sensaciones.
Vamos!!
23:30, la avenida de los Tilos es un hervidero, somos 350 corredores, acompañantes, organización, prensa, televisión en directo y miles de espectadores, un ambiente de lujo, voy a desconectar el teléfono y me meto al corralito pero... sorpresa, me he dejado el "teléfono de correr" obligatorio en casa así que nervios de última hora y me tengo que acabar llevando otro.
Segundos antes de entrar al corralito y de que se pusiera a llover. Convencido, a por ello. ¿Vestido de spiderman dicen? Jajaja!!!
23:45, ya estoy dentro! Suelo buscar meterme al final del primer cuarto de carrera, más o menos, cuarta línea o así, creo que es mi lugar, aunque esta vez me meto más atrás, hacia la mitad.
Aún alucino con gente que desde el respeto "corre poco" y se meten delante para la foto y que luego generan peligro teniéndoles que adelantar.

De repente empiezan a caer 4 gotas que pronto se convierten en 8 y estas 8 en 16. Arrecia la lluvia que a ratos se convierte en granizo, mierda!! Intento evitar ponerme el chubasquero bajo un bafle pero finalmente no hay mas remedio, estamos, al menos yo calado y helado y casi deseando que el speaker diga que se retrasa la salida o algo así, si la valla hubiera sido más baja saltaba del corralito y me iba para casa. Yo antes no era así pero me he convertido en un flojo para el frío y esto me preocupa, tengo que mirármelo, varéis luego por qué.

23:55 parece que esto va para adelante y  no se va a suspender, así que focus en superarlo porque estamos todos metidos en el mismo marrón, el volumen de la megafonía sube, los focos a tope y los speakers en este caso dejan de habla para ponerse a berrear, yo como "compañero" en esta labor lo vi un poco raro, más vale un buen discurso que gritar por gritar como hicieron, les tengo mucho respeto y estoy seguro que lo hacen genial pero en ese momento no sé que les pasó que los corredores nos mirábamos unos a otros flipando con aquello, casi nos revientan el tímpano gritando sin mucho sentido.

00:00 CHUPINAZO, VAMOS ALLA!! Suunto Ambit 3 peak funcionando, manos dentro de las mangas, mirada al suelo y a por ello, salimos atravesando un pasillo humano de aplausos, focos y cámaras dignos de una llegada en alto del Tour, gracias a todo el público por esta despedida.
Los primeros kilómetros y sobretodo metros son muy importantes para comprobar sensaciones, chequear músculos y ver que todo el material está funcionado y en sus sitio, un cordón desatado, una sensación rara en las piernas, perder aquí un botellín o darte cuenta de que el reloj o el frontal no funcionan pueden ponerte nervioso, todo debe estar atado.

Soy consciente de que debo ir reservando, que  no puedo ir al mismo ritmo que otros años que "sólo" he hecho la vuelta al Aneto, mi objetivo máximo es llegar a Benasque, al paso intermedio motivado y con energías para continuar con la segunda vuelta, uno de los pasos más psicológicos del "mondo trail".
Todo va bien y voy sin esfuerzo a buen ritmo adelantando a muchos corredores, esto me da mucha confianza.

Los kilómetros a estas alturas caen rápido, en un momento dado miro y llevamos 7,5 y pienso, venga, ya solo nos quedan 100, jajajaja!! Lo comento por ahí y un chico dice "aun no hemos hecho ni acercarnos al meollo" desde luego con esa mentalidad no sé a donde habrá llegado...

Camino a los baños de Benasque chupa en ristre y concentrado.
Llegamos a La Renclusa, mítico refugio de montaña y primer avituallamiento, lo hago en el puesto 38º, es un dato sin ninguna importancia pero que la cobra más adelante como referencia, yo esperaba estar el último o casi.

Una vez que voy a ritmo las paradas me matan, salgo de La Renclusa hacia el repecho que ya me lo conozco y la verdad es que la carrera va ya muy rota, me lo comenta un corredor, ya vamos muy desperdigados y no hay ni muchas luces por delante ni se ven muchas por detrás, curioso.

Nos calamos los pies de agua bordeando el forau de Aigualluts y vamos enfilando la entrada al valle de Barrancs que sube todo tieso entre bloques enormes y morrenas hasta el primer y supuestamente más técnico collado de la carrera, el de Salenques que está a 2.840mts de altitud.

Pues bien, nada más empezar, en los primeros metros pierdo manos en un paso casi de escalada y  me caigo hacia atrás quedándome colgado del bloque que había debajo pero pronto veo que he librado de milagro salvo 4 rasguños.

Seguimos para arriba, aún con la chaqueta puesta porque aunque ya no llueve vienen brisas de aire que son bastante frescas, además ya habían anunciado bastante frío.

Voy bien de piernas pero voy sintiendo frío, entiendo que ir con la chaqueta puesta todo el rato tampoco es buen negocio porque aunque esta "Raidlight Ultralight" funciona muy bien te acabas cociendo yendo a ritmo como con todas las chupas, no nos engañemos.
No tengo valor de quitármela pero me pone nervioso ver corredores que van de corto que es como me gustaría ir a mi, algo me pasa.


Poco a poco voy sintiendo más frío e intento quitarme la chupa para dejar secar el sudor pero me congelo y me la vuelvo a poner.
A partir de aquí miserias, no sé que me pasa pero se me cierran los ojos, me entra sueño y me paro a sentarme en una roca y creo que  hasta duermo. Estoy en mitad de la subida a Salenques y la gente empieza a adelantarme, me doy tiempo y hago como cabezaditas, se me cierran los ojos. Estoy casi decidido a retirarme, ya que sé que es más fácil aquí que al otro lado del Salenques pero no sé como lo hago que vuelvo a arrancar para arriba pero pronto lo mismo. De esta manera hago como 5 paradas antes de llegar al collado. En cada una de estas paradas me decido a retirarme pero pienso en la lata que he dado, en la gente que ha venido conmigo y en la recompensa y voy tirando hasta llegar al collado una hora más tarde de lo que tenia previsto, llego arriba en el puesto 99, ni más ni menos que 61 corredores me han adelantado en la subida!! Ya os digo que los puestos no tienen importancia pero te hacen comprender la dimensión de las cosas.


Al poco de empezar a bajar me empiezo a encontrar mejor y ya se ven primeras luces del amanecer, me alegra verme mejor y decido seguir a dos chicos de Sant Sadurní d´Anoia que van a un ritmo tranquilo pero sin parar y con una conversión amena acerca de San Fermín. Me lo tomo como una compañía idónea para volver a entrar en materia.

Poco antes de llegar al refugio de Cap de Llauset ya llevo un tiempo encontrándome mejor así que me despido, los paso, avituallo y salgo para Vallibierna. Por cierto, para la organización, me ha gustado mucho como ha quedado ahora en enlace Salenques-Collado 2076, mucho mejor que antes que se bajaba más.

Al salir voy a montar los bastones por primera vez y veo que he roto uno, intento repararlo durante unos minutos pero nada, no hay manera, tiro con uno y al final me lo quito también. Normalmente hago este recorrido sin bastones pero yendo a por el Gran Trail quiero usarlos para ir guardando.

Me encuentro mucho mejor, el amanecer me ha sentado bien y voy adelantado y compartiendo ratos con bastantes corredores. Llegado casi a Vallibiena noto unos calambres en los cuádriceps, preocupante, los tuve en Trail Costa Brava y allí tuve que parar a estirar varias veces, esta vez hidrato, tomo sales, e intento caminar más plano y con más cadencia que longitud, solucionado, nunca mas volvieron estos calambres y mira que hubo tomate después...

Llego al collado de Vallibierna fácil aunque patinando bastante en la nieve helada, el recorrido es ahora mucho mejor que como lo era antes o al menos me ha costado menos. De aquí me tiro para abajo también compartiendo bajada con corredores más rápidos que yo porque soy malísimo bajando y me ayuda seguir a gente más habilidosa.

Llego a refugio de pescadores solo, hasta he dejado atrás a gente bajando, lo nunca visto!
Lo primero preguntar por un manitas de la organización a ver si puede arreglarme el bastón, pronto sale uno que me ayuda y lo apaña, que maravilla de voluntarios, cuanto que agradecerles!!
Animado por esto salgo bastante rápido para arriba, esta subida a la Tuca d´Estiba Freda no la conozco pero estoy desatado, pronto alcanzo a un corredor y poco más arriba hay un trenecito de unos 6, a por ellos!!
Mi cabeza dice" ponte detrás y hasta arriba con ellos" pero me puede el momento y los adelanto triscando por la izquierda, sólo uno de ellos, Antonio Argiles (Importante en adelante) me sigue y vamos juntos para arriba tras "petar" aquel grupo que tan agustico iban, lo siento.

Antes de la subida final veo delante a mi amigo y mítico titán y pionero de la ultra distancia Jesús Sánchez (Samuel). Pienso que es bueno tenerlo ahí, creo que tiene un ritmo parecido al mío. No va muy "católico" y le intento amenizar la subida con mis chorradas, así vamos hasta arriba donde además sabemos que está el gran Ramón Ferrer (Monrasín) que nos hace estas fotos, muchísimas gracias.
Llegando animado a Tuca Estiba Freda. Foto de Monrasín.
Foto de la grupeta...
Los 4 magníficos en Estiba Freda, a la postre creo que solo yo llegué a meta, que pena. Foto: Monrasin
trago al porrón de Ambar (más para la foto que para otra cosa)...


y para abajo!

Momento que salimos de Estiba Freda y rompo los bastones, fuck! Foto: Monrasín

Recojo los bastones para bajar más cómodo y los vuelvo a romper, vaya manos de cuto! De todas formas de aquí a Benasque es todo bajada, 1600 metrazos y los conozco, tendré que apañar otros una vez abajo.

La bajada esta chula aunque es dura, empezamos 4, el pobre Samu se queda primero y continúo con Antonio y un chico de Zaragoza que también se acaba quedando pronto atrás.
Antonio es un compañero genial, vamos hablando mucho y corriendo a ritmo llevadero, esta bajada la conozco bien porque la he hecho con bici varias veces así que le voy contando peliculillas (pobre).

Una vez en el fondo del valle se puede correr bastante a ambos lados del río y sigo conociendo bien el recorrido, tengo a un corredor a tiro y la verdad es que animado por la cercanía de Benasque cojo un ritmo realmente alto, no sé a cuanto iría pero voy volando, alcanzo a este chico y lo paso casi llegando a Benasque.

A partir de aquí tengo que agradecer la organización del Gran Trail Aneto-Posets y a todos los espectadores haberme  hecho pasar el momento más emotivo de todos los que he vivido en el mundillo del trail. No conozco muchas carreras pero si unas cuantas e importantes y no hay nada como cruzar calles, alfombra roja y plazas abarrotadas de gente animándote a muerte, se me saltaban las lágrimas.
Tras pasar el arco de paso intermedio en Benasque, piel de gallina.
Llevado en volandas por la gente llego al paso y avituallamiento principal de la carrera en Benasque, es como una meta en la que además casi da la impresión de que eres el ganador, da gusto el recibimiento. 
Recibiendo asistencia y bajo la vigilancia de mi ayudanta favorita.

Allí está "mi equipo", hace solete, se está a gusto y no menos de 5 voluntarios se acercan a la velocidad del rayo a asistirte, a ofrecer comida, bebida y asiento.

Curan y desinfectan varios rasguños y junto a los míos voy cambiándome ropa, bidones, algo de comida.
Me aconsejan cambiarme de zapas por tener las plantas "maceradas" por la humedad pero voy tan a gusto con las Salomón Sense ultra que decido cambiar calcetines y plantillas y continuar con ellas, creo que un acierto. La plantillas Ortholite son geniales pero quizá habría que mirar como canalizar humedad fuera para evitar estos problemas.
A la pobre Helena le toca buscarme un manitas primero y un bastón después para poder continuar. Gracias Helena por el esfuerzo, no te lo supe agradecer in situ.
Finalmente no encontramos bastón adecuado y es Antonio, el chico con el bajé de Estiba Freda quien me cede uno ya que no iba a usarlos. Gracias Antonio!!
Aquí no me importa estar un buen rato, hay que salir convencido de lo que hay por delante que es mucho.
Salgo, a partir de aquí todo es nuevo para mi.


Equipazo, gracias!!!!

Antes de correr la ultra pensaba que lo de subir a Cerler era un broma de mal gusto pero el sendero es muy agradable y la bajada a Eriste no es nada mala, casi todo en sombra, voy bien, pronto cojo a dos y a otros dos bajando.
Una anécdota es que al llegar al control de "El molino de Cerler" oigo aplausos y es que llegaba el primero de la Marathón, un fotógrafo me pide que choque manos con él y.... coño, es Xabi Zarranz!! Me llevo un alegrón por él, y se marcha volando para abajo porque se estaba jugando la victoria, aunque realmente el segundo ya no tenía nada que hacer. Zorionak Xabi!!

Yo a lo mio, bajar a Eriste y enfrentarme a la subida del día. Alcanzo a dos chicos que van juntos, bastante bordes, todo hay que decirlo, no saludan, no hablan, no contestan, no interactuan, no dan las gracias a nadie, sólo hablan entre ellos, no lo entiendo, me dan ganas de recriminárselo pero no estoy para meterme en líos.

De aquí hasta el Angel Orús una subida interminable cruzándome con cientos de corredores de la Marathón, el 95% nos respetan subiendo ya que ellos bajan más frescos y nos dan ánimos, da gusto, se me secó la boca de dar tantas veces las gracias. Por el camino me encuentro con Isabel y Martín de Osole Visual, que grandes!

Llego al Angel Orus y se pone a llover, que mala suerte, vuelta al frío y a la chaqueta, vuelvo a organizarme la cabeza y salgo para la Forqueta bajo la lluvia, nos sabía lo que me esperaba.
Aquí ya vamos muy separados, no veo a nadie por delante ni a nadie por detrás, es un poco estremecedor sentirte solo, estando tan alto y con una tormenta azotándote.

Ya casi arriba, que es el punto más alto de la carrera, casi a 3000 metros veo a otro corredor llegando y a los chicos del avituallamiento amatojados bajo un para-viento y me ofrecen con buen humor un té caliente que su druida (como ellos dicen) prepara con esmero. Gracias majísimos.

De aquí bajada  hasta el refugio de Viadós con unas esquiadas de aúpa, hecho en falta mis esquís, muchos metros de nieve, por suerte esto es casi una ventaja para mi como esquiador.

Conforme bajo entro en calor y confort y me anima saber que ya sólo nos queda una subida más y hago matemáticas, tienen que ser 800 metros, que visto así son unos cuantos pero que comparado a todo lo que hemos hecho pues ya casi parecen una tachuela.

Avituallamiento rápido en Viadós (Visita del médico me dicen) y salgo motivado junto a Pablo, el chico que llevaba delante y juntos vamos avanzando.

Craso error haber pensado que esta subida al collado de Estós iba a ser pan comido, se hace larguísimo y sus 800 y pico metros de desnivel a estas alturas ya con más de 6000 en las piernas se hacen muy psicológicos.

Pablo sin darme cuenta se ha quedado atrás y llego solo, como un pajarito y con un hilo de voz al control del collado donde los voluntarios nos cuidan como si fueran unas madres, me abrigan, me ponen el frontal y dan ánimos, gracias chicos, me emociono de recordarlo.

Aquí llega el comienzo del segundo craso error. No conocía esto pero por lo visto en el perfil y lo que había oído de aquí a meta era todo bajada y unos 10 kilómetros pero... todo falso, comienza una bajada súper técnica por terreno muy suelto con neveros y un permafrost muy delicado. Además se empieza a hacer de nuevo de noche, no he querido comer en cima pensando que ya estaba hecho y se hecha la  niebla, vaya ratico!!

Por suerte al final voy perdiendo altura y todo es más amable aunque no acabo de llegar al Refugio de Estós, estaría bien tener unos carteles de "x kilómetros" al avituallamiento y además tener la altura marcada de los collados en el perfil del dorsal por que todos llevamos altímetros y es una referencia siempre. El cansancio, los medios y el ritmo no ayudan a poder calcularlo adecuadamente con los ejes de la altigrafía que nos dan, es sólo una opinión personal.

Pero bueno, finalmente llego a Estós, espero a Pablo que viene ganándome terreno y empezamos a bajar juntos, aquí también vuelvo a pensarme que esto ya está y no se puede estar más equivocado, terreno súper corredor y sin piernas, no consigo encadenar medio kilómetro corriendo y se me hace eterno con el estómago estrujado y el físico casi agotado, digo casi por que siempre sorprende y puede un poco más.

Pero poco a poco todo pasa, empiezo a reconocer zonas y voy oliendo el final, estoy tan cansado (Sueño añadido) que ya ni pienso en celebrar, solo quiero irme a la cama.

Finalmente ya llego a Benasque, me tengo que parar con un par de arcadas vacías que me dan, no puede salir nada y un último esfuerzo para entrar corriendo "dignamente" en Benasque.

Allí está la linea de meta y mi super equipo. Linea desangelada, son las 01:30 de la madrugada y comprensiblemente los vecinos y voluntarios tienen derechos pero quizá propondría la organización salir el viernes a las 22:00 en vez de las 24:00 ya que estas dos horas nos darían a muchos la oportunidad de entrar de día y al final no hacemos nada el Viernes esperando en casa pintando la mona hasta las 12.
Momentazo que no supe y/o pude saborear, el premio vino después.
Alfombra roja, arco de meta, fotógrafos, camiseta, medalla de finisher y para casa, ni un vaso de agua podía tomarme en meta, ya saborearé la meta mañana.





Bueno amigos, esta es la crónica de mi primera y no sé si última (Va mejorando, en carrera juré no volver) Gran Trail Aneto.
Así acabaron las Sense Ultra, muy bien!
Y así acabó la batería y yo mismo, al 0%

Un diez a la organización y sobretodo a voluntarios, en otro post igual hablo del material que usé y como se comportó, ahora estoy cansado de escribir, me ha llevado un rato escribir semejante ladrillo, no se si os lo leeréis pero lo he escrito desde el corazón intentando ser gráfico y ameno.

*Conclusión:No me puedo sentir orgulloso de mi participación aunque si esté muy feliz de haber acabado. Hay que llegar mucho más preparado para disfrutarla más y eso que disfruté bastantes tramos.
Hay que estar  muy curtido en la montaña para sacar adelante un recorrido así, y yo ahora creo que no lo estaba suficiente.

Cuando la organización pone como lema de su carrera: "Un pirineo extremo, un recorrido infinito" no lo dice de cara al marketing, es una clara declaración de intenciones.

*Números:Hice todo el recorrido con mi Suunto Ambit Peak 3. Cargando 15 minutos con una batería externa me dio justo hasta la meta. Configuré dos pantallas, una con distancia, tiempo y altura y otra pantalla con altura y metros ganados y perdidos.

Kilómetros: Mi Suunto dice 108,5

Desnivel: Mi Suunto dice 6902 mts. positivos
Dorsales 358
Salimos 350
Finishers 158 (Hasta 38 horas)
Abandonos: 192

Mi tiempo: 25 horas y media.
Mi puesto: 58º, irrelevante. Mi clasificación


A continuación la "peli" by Suunto:







GRACIAS A TODOS POR LOS ÁNIMOS Y ENHORABUENA A TODOS LOS QUE ACABASTEIS O QUE TUVISTEIS QUE ABANDONAR, FUE UN PLACER COMPARTIR SENDA.





2 comentarios:

Fernando Lopez Dominguez dijo...

Gran Crónica Borja. Muy detallada y haciendo sentir realmente cada km de esa gran prueba. Desconozco por completo la zona, quizá debería ir a hacer algún tramo algún dia y conocer esa maravilla de carrera. (Hay vida más allá de UTMB y Zegama :) XD XD ) ...

bOrJa dijo...

Nanuuuu, majetón, muchas gracias!!
La zona es chulíiiisma pero muy alta y agreste montaña, terreno muy técnico que a los más galgos como tu puede frustrar por no poder correr todo lo que podeis.
A ver si te enseño Navarra y Aragón que molan un montón, toma rima!!