lunes, 2 de septiembre de 2013

Vignemale, esquí en Agosto.

Como muchos otros ya han hecho desde que el hombre es hombre, el Domingo 25 de Agosto, aprovechando las inusuales condiciones nivológicas que el Pirineo conserva tras una temporada histórica nos lanzamos con más fé que conocimiento a tratar de hacer unos giros con nuestros esquís en el glaciar de Ossoué con el Vignemale como testigo.

Pic by Ama Lurra: Parte baja del glaciar de Ossoué con la Pique Longue a la izquierda.

Sin duda, para poder perpetrar este tipo de actividades, que para otros serían meras locuras hay que estar dispuesto a llevarlas a cabo solo o estar bien rodeado de majaras como es mi caso.

Pic By Ama Lurra: Mikel López, Fernando Vigo, Borja Valdés y Borja Villas.

Durante buena parte de la subida al glaciar de Ossoué desde el valle del mismo nombre nos acompañan 3 pensamientos, la lástima del retroceso de los glaciares pirenaicos, la memoria del conde Henry Russel que tantas horas dedicó al Pirineismo y en especial al macizo del Vignemale y la pregunta de...¿Cuando nos calzaremos los esquís?

Pic by: Fernando Vigo: Quien quiera peces, que se moje el culo. Astazous y el couloir Swan al fondo.

Esta última pregunta hallaría respuesta antes de lo pensado, y tras no mucho (O debería decir muchísimo) porteo nos calzaríamos los esquís entorno 600 metros de desnivel antes de la cima, nuestra pedrada y nuestra perseverancia se veían justamente recompensados así que nos ponemos a foquear sobre un glaciar cubierto, sin atisbo de grieta alguna, este año está siendo benévolo para el retroceso de los hielos.

Pic by Mikel López: Foqueando los primeros metros.

Cada entorno 5 pasos que damos sumamos un giro para nuestra bajada y este mantra nos acompaña hasta los pies de la Pique Longue donde nos calzaríamos de nuevo las zapatillas para subir a la cima.

Pic by Mikel López: Borja Valdés y Mikel López en la cima d ela Pique Longue. Clot de Hount y Cerbillona justo detrás y más atrás Sierra de Telera.

Tras disfrutar del "momento cima", destrepamos y Mikel y yo aún nos acercamos a pata, bajo la Clote de Hount  al collado Lady Lister, salida de la canal de Cerbillona para ver las vistas sobre el valle de Ara y el corredor Moskova (Bujaruelo).
A nuestro regreso, nos tienta trepar a las 3 cuevas que el conde Henry Rusell pediría excavar a ras de glaciar entre los años 1881 y 1896 y que hoy se encuentran a entorno 10 metros por encima del nivel de hielo actual.
Una vez juntos los 4 de nuevo, llegaba el tan deseado momento de calzarse los esquís en modo descenso ante la atónita mirada de los allí congregados.
Con mayor o menor gracia vamos empalmando giros y haciendo trabajar duro a los cuadriceps en la absorción de las irregularidades del terreno, lo que sería una mediocre bajada en pleno invierno nos está sabiendo a triunfo en verano.

Pic by Ama Lurra: Mikel prefiere no coger las irregularidades.


Pic by Fernando Vigo: Impresionantes rimayas a las que es un espectáculo asomarse a su abismo azul.


Pic by Ama Lurra: Yo mismo navegando en la pescadería.

Tras 600 metros de desnivel esquiados nos quitamos los esquís y saboreamos lo que acabamos de vivir, nuestras leves huellas pronto se borrarán y ya forman parte de la historia del glaciar, gracias por habernos dejado disfrutar de tus parabienes.

En la foto siguiente, cortesía de Aeródromo de Santa Cilia marco más o menos los itinerarios. Esta foto es de Septiembre avanzado y se ve mucha más grieta que las que encontramos nosotros, seguramente hasta nos habríamos calzado esquís más abajo.
Foto aerea cortesia de Aeródromo de Santa Cilia (Jaca). Dibujados itinerarios aprox. Foto de Septiembre.

4 comentarios:

Gorka dijo...

Bonito Post.Joder que envidia me dais. No me extraña que seais unos enamoraos de la montaña y de la aventura...


Gorka dijo...

Que bonito Post. A mi también me pone triste la desaparición lenta pero inexorable de los glaciares.
Je,je demasiado porteo no?.
Seguro que la palizaka mereció la pena.
Por cierto que buscaba Henry Rusell en las cuevas?

bOrJa dijo...

Aúpa Gorkis!!
Nunca es demasiado porteo si la dicha es buena, y tanto que lo fué. Pues este Russele era casi un asceta pirenaico, un enamorado de las altas cumbres, un tipo peculiar, merece la pena leer sobre él, que tiempos.
En las cuevas en si lo que buscaba era refugio, no hay nada más.
;-)

borjeta dijo...

Buena jornada de esquí de verano... jajaja, el año que viene habrá que superarse...;)
Abrazo y nos vemos titan!!